miércoles, 26 de julio de 2017

¿Quién se ha llevado mi queso? by Spencer Johnson

¿Quién se ha llevado mi queso?
Total de páginas: 106
Titulo de original: Who Moved My Chesse?


La historia de la narración, es donde cuatro personajes están en un laberinto buscando queso. El queso en el libro es una metáfora de lo que deseamos tener en la vida, ya sea “un puesto de trabajo, una relación, dinero, una casa grande, libertad, salud, reconocimiento, paz  espiritual, o incluso una actividad como correr o jugar  golf”.
“Cada uno de nosotros tiene una propia idea de lo que es el Queso, y nos esforzamos por encontrarlo porque estamos convencidos, a menudo nos vinculamos a él. Y si lo perdemos o nos lo arrebatan, podemos pasar por una experiencia traumática”.
La historia comienza con una reunión de 4 amigos que se reúnen después de tiempo y ven como ha cambiado su vida. “No queremos cambiar, cuando las cosas cambian… -Supongo que nos resistimos al cambio porque le tenemos miedo-“.  Entonces uno de los 4 les comenta de un relato sobre el miedo al cambio, y comienza así:
Son cuatro personajes principales, dos ratones: Fisgón y Escurridizo, y los otros dos son liliputienses, seres tan pequeños como los ratones de nombre, Hem y Haw.
Cada día los ratones  y los liliputienses se colocaban sus zapatillas para correr (tenis) y salían al laberinto a recorrer por los pasillos en busca de queso. Siempre la misma rutina. “ El laberinto estaba compuesto por pasillos y cámaras, algunas de las cuales contenían un queso delicioso. Pero también habían rincones oscuros y callejones sin salida. Era un lugar donde cualquiera podía perderse. No obstante, el laberinto contenía secretos que permitían disfrutar de la vida mejor a los que supieran encontrar su camino”.
Fisgón, uno de los ratones utilizaba su nariz para husmear la dirección general de donde procedía el olor del queso, mientras que Escurridizo, se lanzaba hacia delante.
Al igual que los ratones, Hem y Haw, utilizaban métodos más sofisticados de encontrar el Queso. Y por sus medios, los 4 encontraron en uno de los pasadizos el depósito  de Queso Q.
Todos los días,  Hem y Haw hacían su misma rutina, llegar al depósito y comer queso, disfrutaban mucho de su queso (éxito) tanto que se volvieron soberbios; en ocasiones lo compartían en otras no. Sin embargo los ratones no cambiaron su rutina de ir cada mañana checar los cambios y consumir un poco.
Un día, los ratones se dan cuenta de que el depósito Q, esta vacio y se lanzan de nuevo al laberinto en busca de nuevos depósitos, pues estuvieron pendientes del cambio y sabían lo que debían hacer. Pero para los liliputienses no fue tan sencillo, al llegar esa mañana y ver vacio el depósito ambos entraron en crisis, no sabían quién podía haberse robado su queso; Hem, se dijo que esperarían ahí hasta que les devolvieran el queso. Los días pasaban y el queso no volvía, se volvieron mas coléricos e irritantes. Haw propone a Hem, ponerse sus tenis para salir a correr y buscar más queso en otros depósitos, a lo que Hem responde –“Empiezo a sentirme demasiado viejo para eso. Y creo que no me interesa la perspectiva de perderme y hacer el ridículo, ¿Acaso a ti si? Y con ello Haw volvió a experimentar el temor del fracaso y se desvaneció su esperanza de encontrar nuevo queso”.
Finalmente un día Haw se echa a reír de sí mismo… “-Seguimos haciendo lo  mismo de siempre, una y otra vez, y encima nos preguntamos por qué no mejoran las cosas”.
Así que se pone sus tenis y le pregunta a Hew si desea a salir a buscar nuevo queso con él, éste lo rechaza y Haw se va solo por el laberinto en busca de nuevos depósitos. “A veces, las cosas cambian y ya nunca vuelven a ser como antes. Y esta parece ser una de estas ocasiones. ¡Así es la vida! Sigue adelante, y nosotros deberíamos hacerlo mismo!”.
Haw se sentía ansioso, con miedo por haber tomado la decisión incorrecta, miedo de no llegar a ninguna parte, incluso jamás regresas, se preguntaba por qué no se había levantado antes para ir a buscar nuevo queso. Así que tomo una piedra y se pregunto ¿Qué haría si no tuviera miedo?.
A veces el miedo impide a uno moverse, impide dar ese paso. Así que decide seguir delante de todas formas, “Más vale tarde que nunca”, y “¿Qué podía perder?”. En el camino Haw se va dando cuenta de las señales, debió comenzar a revisar y notar que nadie se llevo su queso, simplemente este se fue terminando y enmoheciendo. Él mismo se infundía un miedo mortal, se da cuenta de que sus temores solo empeoran las cosas, comienza a disfrutar el camino a imaginarse con nuevo queso, con quesos a su alrededor a visualizarse y esa visión de él le gustaba, “Siempre le había parecido que un cambio le conduciría a algo peor. Ahora se daba cuenta de que el cambio podía conducir a algo mejor”.
Haw ya se había desprendido del pasado y aceptado que el cambio era mejor. Que encontraría un nuevo, se adapto al presenta, al cambio. En el tiempo Haw encuentra un depósito de Queso enorme, encontró incluso quesos desconocidos. Vio a los ratones quienes con su barriga por ya llevar un tiempo ahí, le saludaron amablemente. “Se puede ser consciente de la necesidad de procurar que las cosas sean simples, de ser flexible y moverse con rapidez”.
Haw entendió que no podía dormirse en sus laureles, y volvió al depósito Q con Hem quien se negó a probar del queso nuevo, así que se dio cuenta que el cambio es por uno mismo, podemos ayudarle pero no hacerlo por alguien más.
Al terminar el relato, los compañeros comenzaron a comentar que personaje de la historia se sentían y por qué, la mayoría eran Hem, con miedo al cambio, quienes de haber escuchado este relato antes pudieron haberse salvado de varias pérdidas importantes, no es una lección únicamente se aplique al ámbito laboral, también podemos verlo en las relaciones “Desprendernos del comportamiento que provoca nuestra mala relación, y pasar luego a una mejor forma de pensar y de actuar”. El queso puede ser una relación nueva con la misma persona.

Es un libro con una reflexión tan interesante en algo tan básico, muchas veces nos aferramos al cambio y en todos los aspectos de nuestra vida aplica esto, el queso está en constante movimientos y debemos fluir y seguir al queso sin quedarnos a lamentar, estar atento y prevenir. No dormirnos en los laureles, y quedarnos enterrados en el pasado culpando a la gente o la vida misma por nuestras desgracias, lo que hay que hacer, es movernos y descubrir el  nuevo queso.
En cuanto al ámbito empresarial, hay personas de los diferentes tipos de personajes, hay Fisgones que producen mercado, van en busca de cosas nuevas del cambio; Los Escurridizos que se animan a ir por ello, simplemente hay que enseñarles el camino adecuado, y los Haw como yo, que tardamos en adaptarnos al cambio, somos temerosos pero que dándonos cuenta que nos espera algo mejor, vamos a por ello. Y los Hem que se pueden llegar convertir en Haw´s o simplemente quedarse ahí esperando y lamentándose su desgracia.


domingo, 23 de julio de 2017

Memorias Falsas by Zaid Carreño

Memorias Falsas
Zaid Carreño.

Editorial: CHIADO
Total de paginas: 165 


Un olor, un sabor, una imagen, un sonido… El principio de una cadena en la que los eslabones se van sucediendo para dar paso a una historia, nuestra historia. ¿Pero es esta historia, la propia, la del otro, la única, una historia real; son nuestros recuerdos tal como los evocamos? ¿O será que la memoria se empecina en trastocar todo lo que almacena para moldearlo, subliminarlo y adaptarlo al aquí y al ahora, trasformando esa historia en algo plausible, digno de admiración y reconocimiento.
En su tercera obra publicada de forma individual, Zaid Carreño nos invita a ésta y otras muchas reflexiones.

MEMORIAS FALSAS nos enfrentan a la posibilidad de entender que la historia real personal, la del presente, la que nos define, es producto de complejas interpretaciones, de intricado ejercicios hermenéutico, protagonizado  por los hechos pasados por los hechos pasados que se van matizando de tiempo, experiencia y olvido.

El libro, es una secuencia de relatos, que al integrarse como unidad tocan el límite de un collage biográfico intermitente, Carreño se torna en el Caronte que nos transporta pro la historia de Álvaro Vélez sin restricciones, en el barquero que nos mueve por el flujo de las confesiones de una vida con las que muchos se pueden identificar por lo crudo en su esencia, no obstante bello y placentero en su forma.

“Era una mujer bella, de caminar elegante, cauteloso, algo soñadora, no porque su mente estuviera ocupada en ilusiones, sino a razón de sus ojos, que la mayor parte del tiempo permanecían somnolientos. No sus ojos, sus gestos eran los flojos; cuando hablaban no abría mucho la boca. Tal vez por ello resultaba tan encantadora su sonrisa, porque rompía abruptamente con la rigidez de su rostro”.


Álvaro, es nuestro protagonista principal en el libro, esta compuestos por relatos que nos arman la historia, relatos por los cuales  vamos conociendo a más personajes, que son parte de la vida de, Álvaro, como cuando se fue a vivir a cada de sus tíos en el último año de carrera y fue cuando conoció a Maritza, su prima, esa que le ponía en el trasero que él miraba, esa a la que amaba en silencio y cuando le declaro su amor… le arrojo un jarrón a la cara. O cuando estaba con su la banda de los cannabis, banda de la cual su tío Federico era el líder, pero no le duró mucho el gusto después de que balacearon el carro de Fede, y el único que iba arriba era él.

“La dimensión del bien; de lo que es bueno; de  lo que es correcto; que es más difícil de conquistar porque se requiere de mayor inteligencia, disciplina, tenacidad y paciencia. El lado del mal es más sencillo; el del bien es complicado”.

También nos narra sobre, Gina, el primer amor de Álvaro, sin dejar de mencionar su primer gran drama, sus primero poemas, su primera vez.
Relatos tan de la vida cotidiana pero que en el momento nos parecen tan complejos, tan sin sentido, pero pasa el tiempo y seguimos sin tener una respuesta, solo nos queda el recuerdo.
Es un libro de relatos narrados con bastante calo mexicano en donde el lector se puede sentir identificado, incluso sacar algún tipo de sonrisa por esos momentos de antaño que siempre se nos quedan marcado, que sé yo. Memorias que podrían ser falsas, o no, pero al final memorias.
“Susana era la Diosa del amor sexual, pero no de otros amores”.

Cada relato va acompañado de fragmentos de diferentes canciones porque en nuestras memorias, no solo se encuentran personas, momentos, lugares, también tenemos esa música que nos transporta al momento.

“Como cambian las cosas, me refiero a la vida, cuando el tiempo no controla”.

Fragmento de:

“Los hombres se quitan su arma para todo; para pelear, para ir a la iglesia, por flojera, por incomodidad, y por muchas más razones. La mujer tiene que aprender también a quitarse el arma, proyectar que no nada más es un ser sexual, útil para procrear. Más bien, hijo, somos un ser sexual y no solo incubadoras. Si logramos demostrar que también tenemos un arma, que podemos matar como el hombre, entonces no se verán mal nuestras conquistas. Ese es el problema, ya no somos más unas cazuelas, pero se nos sigue viendo así, cuando logremos cambiar el concepto que se tiene de nosotras seremos tan respetadas como Alejandro Magno, qué digo, como Sor Juana Inés.- “Se está haciendo, se está logrando, cada vez más mujeres no quieren ser madres, ya no es su fin último. Han decidido ser las únicas dueñas de su cuerpo. Nuestra arma es más poderosa porque es simbólica; no la traemos colgando, la tenemos en la cabeza, pensamos con ella desde ahí y no abajo; inteligencia emocional. Lo que tenemos que aprender es a enchufarla y desenchufarla a nuestro antojo; prenderla y apagarla cuando nosotros queramos, no cuando los hombres lo deseen. Fíjate, esa es otra ventaja, ellos tiene que arrancársela, nosotras nada más tenemos que apretar un botón; no me refiero al clítoris; el on está detrás de la oreja izquierda, pero pocas mujeres lo saben”…. “dejar de ser víctimas para convertirse en victimarias, para ser tan poderosas como el hombre y erradicar para siempre la palabra puta, para ser respetadas y hasta admiradas y ser llamadas conquistadoras, La liberación de su sexo para convertirse en Atenea, Afrodita, o Artemisa, o todas al mismo tiempo”. Pg. 1354-135

martes, 18 de julio de 2017

Noche de pasteles y marionetas by Laini Taylor

Noche de pastel
y Marionetas
Titulo original: Night of cake and puppets
Autor: Laini Taylor
Novela autónoma
Total de páginas: 139

Zuzana podrá ser pequeña pero la timidez no es una de sus características. Su mejor amiga Karou, la llama “hada rabiosa”, “Furibunda”, y se cuenta por ahí que sus ojos vudú hielan la sangre; incluso su hermano mayor le teme a su mal genio. Sólo que cuando se trata del simple hecho de hablarle a Mik, el Chico del Violín, toda esa valentía la abandona. Pero ya estuvo bueno, Zuzana está decidida a conocerlo mejor, y vaya que tiene un plan y una buena dosis de magia.
Una serie de pistas maravillosamente ideadas llevará a Mik por toda la ciudad de Praga en un fría noche de invierto antes de que finalmente se tope con el tesoro que lo aguarda.

Esta es una novela autónoma que acompaña a la trilogía de hija de humo y hueso. En una Noche de pasteles y Marionetas, los personajes principales son Zuzana y Mik, personajes que leemos en la trilogía, principalmente en el primer libro, donde Zuzana menciona al chico del Violín, y me parece hermosa esta novela corta porque en verdad, verdad; verdad, Zuzana es uno de mis personajes favoritos, me encanta su sarcasmo y su carisma. No es solo una novela más romantica, si hay romance pero me encanta el toque de Laini. La pequeña hada rabiosa obtiene 5 scuppies (deseos muy sensillos, como provocar una comezón a alguien) que obtiene de Karou antes de que ella se marchara a África.
La historia nos narra como Zuzana arma todo su plan para conquistar a Mik, y sí, soy romántica pero les juro que fue una pasada, me ha encantado cada detalle.  Y, Mik, no se diga.
En la novela está narrada desde el punto de vista de Zuzana y desde el punto de vista de Mik, lo cual me parece un super punto porque asi vamos cubriendo cada detalle, me gusta cómo se desarrolla y no solo tenemos el punto de vista de un protagonista.
Karou, la protagonista de hija de humo y hueso, sale pero no está presente en la historia… solo en una historia que nos narra Zuzana de cuando se conocieron y trato junto con su hermano de asustarla, y lo demás solo nos narra los mensajes que se mandan por texto.
Es una novela divertida, y sobre todo no necesitan leer la trilogía para entender. Y, para los que ya leyeron la trilogía y les gusto no pueden dejar de lado esta novela corta de la pequeña Zuzana. (Yo la amo con el alma).



martes, 4 de julio de 2017

La otra piel | Marcela Sánchez Mota

La otra piel
Marcela Sánchez Mota

Tu madre es Sophie Lenz. Vivió en Ascona. Ésta es la confesión final del padre de Mirella, una historiadora del arte para quien la verdad sobre su origen marca el inicio de una búsqueda que llevará a descubrir el ascenso y la decadencia de la comuna anarquista de Ascona, en Suiza.
Mirella hallará, en su viaje alucinante, los rastros de todos aquellos que decidieron vivir al margen de la sociedad, huir de la alienación del cuerpo y del espíritu, cruzar las dóciles barreras que nos separan de nuestras pesadillas y nuestros más salvajes deseos de libertad, aunque esa posición radical conduzca a la pérdida, a la violencia a la locura.
La otra piel es una novela de viaje y de introspección, a un tiempo histórico e intimista, en la que los secretos de una familia mexicana son la clave para descifrar el sentido de las comunas anarquistas de principios del siglo XX.
La otra piel fue merecedora del Premio Juan Rulfo a Primera Novela, en 2010.

Sinopsis obtenida del libro.




Siempre pensé que después de la muerte habría terminado todo. Son muchos los que dirán que he perdido la razón. Yo, la científica, la historiadora de arte, la escéptica. Tantos años, lecturas, conjeturas y reflexiones que uno hace sobre la vida y la muerte, y que finalmente resolví con un sentido pragmático, entraron en cuestionamiento. Siempre había dicho que no sirven para vivir. La vida es otra cosa. ¿Y la muerte? Vivimos con ella, cada día. Y no la conoces hasta que la enfrentas como algo absoluto. Entonces comenzaron las preguntas: ¿es que no queda nada?, ¿somos eso, sólo materia? Me lo he preguntado con obsesión: ¿es así?, tan duro, tan frío. Sin embargo, estos meses he creído con fervor que mis palabras llegarán a ti de alguna manera. Sé que has muerto y tu cuerpo ya no está. De nuevo pregunto: ¿cómo puede ser? Sí, la muerte es como un golpe brutal y certero. Incomprensible. La muerte, tu muerte.

Recuerdo tu respiración cortada unos momentos antes. Observé tus labios secos en confesión: Tu madre es Sophie Lenz, vivió en Ascona. Y te fuiste.

 ¿Qué pensarías, si todo lo que sabias sobre ti cambia de un día a otro con la muerte de un familiar cercano, la muerte de tu padre?, Quien por tanto tiempo guardo el secreto de tu verdadero origen y no te deja más que el nombre de tu verdadera madre.
Mirella,  nuestra protagonista principal. Al morir su padre, descubre que su verdadera madre se llaman: Sophie Lenz, quien  tras investigar en papeles de su padre,  la lleva a buscar en mapas a Monte Verita, una comuna de los años sesentas que sirvió como sede de diversos eventos utópicos y culturales desde el comienzo del siglo XX. Lugar donde se congregaron a un grupo de personas, intelectuales en su mayoría; anarquistas, artistas, sicólogos. Colonos que aborrecían la propiedad privada, dice la buena wikipedia. Donde se practico un rígido código de moralidad, vegetarianismo estricto y nudismo. Rechazando la convención en el matrimonio y el vestido, partidos políticos y dogmas: “gente tolerantemente intolerante”. En las fotos de papeles de su padre que Mirella descubre, descubre a las mujeres de aquel monte como: “Mujeres con el pelo suelto adornado con flores, los hombres con barba y cabello muy largo. Prendas sencillas de telas blancas y sandalias. Era como estar viendo beatniks y hippies en una época que no les correspondía”.

Asi pues, Mirella deja a su mexicana familia a tras para descubrir su verdadero origen; origen que de alguna forma no tuvo oportunidad de conocer hasta entonces, porque al final, todos merecemos conocer nuestra historia, nuestro origen, o no.
“Reconstruir para mi misma para mis oídos, la historia que dejaste en suspenso”.

Al llegar a Zürich, Mirella descubre algunos datos de la ciudad, de Monte verita de: Sophie. Datos como la orfandad de esta ya que su escaso conocimiento de la lengua sólo le permitió conocer algunas palabras sueltas.
“Era curioso ver cómo la transgresión siempre busca un hueco por dónde seguir su camino”.
Eugenio, es a un personaje que la puede llenar de datos claves sobre Sophie; Otto, su pareja en la comuna… Éste siempre le fue infiel a Sophie, pero de cierta forma él la amaba o, eso se decía por ahí y por allá; al final era un cabrón infiel, medio perdido, medio drogadicto.
“…él había pensando que ella era como alguien que caminaba sobre el filo de una navaja. Era como hablar de la <<hora del lobo>>”.

Mirella, va conociendo la historia de Sophie, a través de personas, recortes; noticias, y sobre todo: vislumbrando cada pedazo de hecho que sabía, al igual que visitando los lugares donde ella había estado, tratando de imaginar lo que en verdad había ocurrido. Pero también, todo esto va cambiando a Mirella, se siente diferente con cada historia con cada persona que conoce. 
 “Añoraba que alguien me llamara, que alguien me tocara”, “Yo también me sentí un animal salvaje. La necesidad de ser poseída me rebasaba. Deseo ser deseada, poseída por esos hombres. Me excitaba su mirada sobre mí. Necesitaba que me tocaran, que me atraparan. Sí como un animalito ensartado con las piernas abiertas”.

Otto y el padre de Mirella, no fueron los únicos hombres aparentemente en la vida de Sophie Lenz, aquella chica medio loca, media cuerda, que había enamorado a más de uno y de una forma u otra todo se entre laza para que Mirella descubra tras relatos como es que esta mujer dejo huella en la vida de varios hombres,  quizá tanto al grado de conservar su cuerpo. “Me dio un escalofrió ese universo creado por Sophie, por mi madre, ese mundo fragmentado y absurdo en el que su mente había divagado.

“Sabía que algo en mi interior se había colapsado y no estaba segura de poder reconstruirlo algún día”.

Después de la experiencia en Monter Verita, conocer el origen de su madre biológica, Mirella vuelve a Saltillo México, con el sabor de saber de dónde viene pero quizá sin olvidar dónde se hizo, con su verdadera familia.


La otra piel es una novela histórica que me ha encantado leer, lo disfrute de principio a fina, con la intriga que me mantenía con ganas de más y esa manera de darle vida a los personajes; una narración clara, y lo suficientemente descriptiva para vivir la historia. Sin duda es una novela que recomiendo para todo lector. Una joya mexicana. 
Una novela entrelazada entre historia y ficción.