sábado, 28 de julio de 2018

APRENDA DE LA MAFIA para alcanzar el éxito en su empresa (legal)


Aprenda de la mafia 
Para alcanzar el éxito en su empresa (legal)


  Esta foto es propiedad de este blog (bibliophilove.blogspot.com)
Ficha técnica: 
Título original: Mob Rules, what the mafia can teach the legitimate businessman 
Autor: Louis Ferrante  
Total de páginas: 313  
                                                          Temática: Negocios                                                                                       




La Mafia es conocida por sus métodos expeditivos e inmorales, y poco éticos, sin embargo, sus capos siempre han sido unos hombres de negocios extraordinariamente hábiles. Louis Ferrante, es un ex mafioso, que nos relata sus eficaces técnicas de gestión y muestra cómo aplicarlas, de forma completamente legal, en cualquier tipo de empresa, comparándola con los métodos de la mafia.
Tras cumplir una condena  de ocho lo y medio en prisión (por buen comportamiento), Ferrante consigue enderezar su vida al comprender que lo que había aprendido en el mundo del negocio mafioso (delinquiendo) podía ayudarle a alcanzar el éxito en la "vida real". (De manera legal) Aprenda de la Mafia ofrece consejos prácticos que ayudan a desenvolverse en el mundo de la empresa.
…”Cuanto más amplio sea nuestro vocabulario, mayor será nuestra gama de pensamientos. Tener un vocabulario muy pobre no significa ser poco inteligente, pero tener un vocabulario amplio es un  indicativo de la educación que se ha recibido, de nuestro origen y del círculo en el que nos movemos. La forma de hablar dice mucho de nosotros y del funcionamiento interno de nuestra mente”.
Para la mafia, las épocas de abundancia o de sequía no marcan la diferencia, dice Ferrante en su libro y con esto quiere dar a entender que tanto en la mafia como en las empresas, estas tiene que aprender a mantenerse a pie en el mercado  aun cuando se esté pasando por un tiempo de crisis, por qué, ¿Cómo es posible que en profunda incertidumbre económica, la mafia éste prosperando, adquiriendo inmuebles en todo el país mientras millones luchan por no ser embargados?, bueno, cuando yo leí está parte por mi cabeza pasaron varias razones, una de ellas es la corrupción y el cuatismo que se vive en el país. (México) Sin embargo, Ferrante  tiene unas lecciones que se pueden tomar como consejos para que no todo se vea tan negro pero por obvias razones el lector también tiene que ser consciente de que no todo se verá color de rosa después de este libro, no es un guía, al menos no para mí, ni un instructivo de cómo hacer las cosas porque también se debe estar consiente que el escritor habla de mafiosos italianos, estadounidenses y desde mi perspectiva: no todo puede aplicar o se maneja igual en todos los países, las negociaciones se ajustan o cambian, sin embargo, a pesar del método siempre parece ser el mismo camino con las mismas metas, hacer negocio, ganar dinero con cualidades o hábitos similares que no sean criminales.  
“La Mafia no se introdujo a la fuerza en la Ciudad del Vaticano, pero supervisó las finanzas de la Iglesia católica en 1971. Su rentable administración terminó en 1978, después de la sospechosa muerte del Papa”.
De lo anterior, dice Ferrante “Su palabra es la ley” a lo que él adjudica como una calificación o valoración importante a todo aquel que quiera un futuro próspero.
Asimismo, la mafia no es la más honesta en cuanto a cobranza o de dónde ha salido la inversión para los grandes negocios, sin embargo, los mayores líderes, son astutos, inteligentes y se manejan con principios que Ferrante cree, cualquier empleado, gerente, jefe, etc. Debería tener.
El libro está compuesto de  88 lecciones, algunas más largas que otras, las lecciones van dirigidas a tres puestos diferentes:
1)      La primer parte: Lecciones para soldado (empleados).
2)      Segunda parte: Lecciones para un capo (mando intermedio).
3)      Tercera parte: El Don (jefe).
En cuanto a la primera parte, se encuentran lecciones como “hágale una oferta que no puedan rechazar: una forma infalible para que le contraten”.  Es una parte dirigida para todos aquellos empleados que no saben cómo pedir un ascenso, que son conformistas o simplemente no se dan cuenta que su tiempo y su talento vale más que levantarse, ir mal o de  cara todos los días al trabajo.
“La confianza en sí mismo es un activo, algo que no aparece en el curriculum. Conecte con la personas. Muéstreles su ambición. Demuéstreles que es usted un buscavidas. Todas las personas buscan una buena inversión; esa próxima inversión debe ser usted”. Pg.39
Sin embargo, si es usted un sindicalizado del gobierno, está conforme con su salario, su horario, y no siente la necesidad de crecer profesionalmente y se siente respaldado por esa madriguera de ratas, bueno, no se mueva de su lugar de trabajo. (No es cierto, sí, sí es cierto). Si usted se ofendió con mi comentario, mueva el culo.
“Si usted se ve trabajando voluntariamente a altas horas de la noche sin que nadie le pague, entonces es que ha encontrado algo que le guste hacer. Hasta que no sea así, siga buscando. No todo el mundo disfruta del placer lo que le gusta”. Pg. 44
Así que Ferrante dice, no sea flojo, no sea vago: investigue, haga lo que le guste y nada saldrá fácil y sencillo al principio, demuestre y demuéstrese quién es.
·        No se meta en problemas de oficina, o vaya a hacer chismes
·        Usted será la única persona con quien de verdad cuente,
·        Sea fiel, pero sepa a quién serlo.
·        Trabaje duro, piense a lo grande y nunca pierda de vista sus metas.
·        Todos cometen errores, sin embargo, aprenda  y no cometa el mismo.
·        Sírvase su café: respete la cadena de mando sin ser bobalicón.
·        Asesinar o ser asesinado: cuando desafiar las órdenes.
“Vi como cometía error tras error, pero jamás lo vi cometer el mismo error dos veces, Stalin, que se graduó a base de golpes, sabía que los errores forman parte de la vida, pero que esta es demasiado corta e intolerante para permitirnos el lujo de cometer el mismo error dos veces”.
Segunda parte: Lección para un capo (mando intermedios)
En los negocios, como en la vida, es importante saber que hasta los enemigos más acérrimos pueden resolver sus diferencias y prosperar juntos… esta parte va dirigida a supervisores, gerentes, la mano derecha del jefe o sucesores.
Ya sea en la mafia o en el mundo real, las personas según Ferrante que carecen de visión, que no creen tener la capacidad para conseguir grandes logros; en pocas palabras dice: no creen en ellos mismos. Sin embargo, si creen porque se han convertido en líderes, porque ya no solo siguen sino también tiene que guiar a personas que están bajo su mando y aun así debe acatar reglas de su líder, puede inculcar un sólido sentido de seguridad y motivarles diciéndoles cosas como: “podemos lograrlo”, aquí es la parte donde uno tiene que creer en sí mismo, y capacitarse para guiar, emplear un liderazgo y una debida y buena motivación que haga que las personas se conviertan en el motor dispuesto a escalar cualquier montaña.
·        Mediar las disputas y el arte del compromiso.
·        Unirse con los subordinados.
·        El mafioso nunca desperdicia una buena idea.
·        Gestione el ultimátum irrazonable.
·        Cómo enterrar el hacha, pero no en la cabeza de nadie.
De lo anterior, hace mención a un relato sobre cómo se han dado algunos de los grandes socios del crimen organizado que empezaron como enemigos. Habrá que ser más listos y no ganar enemigos, sino aliados, aunque se comiencen con diferencias será mejor contar con aliados, con soldados-compañeros que con soldado enemigos que pueden devolver el hachazo y en la cabeza, de esto, si desempeña el papel de un Don o del Papa, acepte las disculpas. Todos cometemos errores.
·        La Mafia no está quedándose anticuada, sino actualizándose: póngase al día.
·        Nunca avergüence a nadie en público: los jefes corrigen en privado y jamás ponen en evidencia en público, demuestre ser una persona experimentada.
·        Por qué un mafioso obliga a su hijo a apretar el gatillo: cree confianza, esto no solo con los hijos, también con sus empleados, colegas. El dejar que lideren algún proyecto va a hacer que creen confianza, a esto se debe evaluar el desempeño y el potencial y dar la oportunidad para ayudarlos a salir de su área de confort, la mayoría aceptara el desafío.
·        Todo el mundo es importante: Nunca se sabe de quién o con quién se está hablando, así que trate a todo el mundo con respeto.
·        Respalde a sus compañeros: lealtad  a sus empleados.
·        Hora de marcharse: cómo dejar la organización.

Tercera parte: Lecciones para el don (jefe)
La verdad es que desde un empleado, mando intermedio… y lo digo porque también lo he pensado pasamos mucho tiempo añorando ser jefes, ya sea de la empresa donde trabajan, o de su propio tiempo. Lo cierto es que ser “el jefe” no es cosa fácil, para mí ser jefe representa un mayor esfuerzo que todos los demás, duermes menos, trabajas más y a demás, no recibes un sueldo cada quincenita, incluso ser tu propio jefes es más pesado que tener a alguien sobre de ti, dirigiéndote; y Ferrante no está muy alejado de mis creencias.
“Las mujeres se convirtieron en jefes de clanes, empresarias y guardaespaldas. Se les daba mejor los negocios que a los hombres, estaban menos obsesionadas con las ostentosas muestras de poder y evitaban los conflictos”.
En esta parte de se habla de:
·        Son solo negocios: ¿Amigos o enemigos?, donde a veces decir que no; es cuestión de intereses.
·        Dele una propina al guardarropa.
Los mafiosos son empresarios, saben que es positivo ser generoso, especialmente cuando ese gesto viene acompañado de cierta publicidad, ya que es una forma de publicitarse muy barata. Sin embargo, los mafiosos también  dan cuando nadie les ve. Es más un relato sobre tener una dosis de amabilidad, y compasión, algunas veces para evadir impuestos y otras porque creo firmemente que ser abundante da abundancia, cada quien lo dice como le pega en gana, supongo. Unos, dan limosna, otros crean el teletón, otros le dan de comer al papa.
·        La mafia gasta muy poco en material de oficina: reduzca los gastos generales.
·        El dinero de la fianza está en el cajón de la mesilla de noche: cójalo con atelación
·        No construya el estadio de los Yankees, sencillamente cambie de césped: detectar nuevas oportunidades.
·        Un tipo duro tiene cojones. Un tipo inteligente, cojones de cristal: prever.
·        Ferrante dice que- Marco Aurelio fue una gran emprendedor, pero eso no significa que su hijo lo fuese a esto le lleva al relato del famoso “nepotismo” que a mi parecer aplica mucho a los hijos de los dueños de empresas, que está bien, está perfecto: algunos lo hacen increíble; pero por otro lado, si conoce o tiene uno de esos casos, sí habría que evaluar varias cosas. No todos viven las mismas circunstancias o se nació en la misma cuna y aun cuando cree que su hijo o hija pueden dirigir el negocio, y está dispuesto a que se sometan al estrés del liderazgo piense con la cabeza fría como Bernardo Provenzano que se esfrozaba por mantener a sus hijos al margen del crimen organizado ya que consideraba que sus hijos al criarse en circunstancias distintas no estaban cualificados para para gobernar el peligroso y arriesgado mundo de la mafia, valoró sus cualidades y los educó para que desarrollasen una carrera apropiada, Al contrario de Riina que hizo justo lo contrario y cuando fue sentenciado a cumplir cadena perpetua su hijo tomo el control, sin embargo, era tan bestia que en poco tiempo se ganó una condena de 12 años.
“Maquiavelo fue muy riguroso a la hora de evaluar las imperfecciones del ser humano, pero este viaje de la vida debe incluir una lucha diaria contra nuestro impulso de lograr el éxito a cualquier precio. No debemos, como señala Maquiavelo, rendirnos a nuestro instinto básico”:

C   O  M  E  N  T  A  R  I  O  S

El libro está... bueno; muy básico, muy general… como casi todo este tipo de libros, aprendes algo? por supuesto.
Los relatos me gustaron, las historias son completamente historias de miembros de la mafia de experiencias que a mí parecer estaban muy buenas como datos de cultural general, sin embargo, no creo que todas como en todo se adapten al país, ya que reitero, Ferrante se enfoca mucho a un comercio, italiano, estadounidense, y aquí realmente no se maneja así, igual es un modelo que se podría tener en mente para crecer profesionalmente.
No hay más que decir, ni el mejor ni el peor libro. Me quedo con lo mejor por supuesto.

1 comentario:

  1. reconozco que a pesar de que encuentro muy llamativo el libro por como lo narras, hay algo que no termina de convencerme.
    Saludos y nos leemos!

    ResponderEliminar