domingo, 11 de febrero de 2018

Nunca digas siempre | Jennifer Armentrout


Nunca 
digas
Siempre
         By Jennifer Armentrout

Editorial: Ediciones Urano
Género: Ficción
Total de páginas: 544

La historia de una joven valiente que decide refugiarse en el silencio.
Y sin embargo tiene mucho que expresar.

              Mallory lleva 4 años sin ver  a Rider, su amigo y aliado de infancia, el chico que juró que siempre la protegería. Cuatro años tratando de olvidar la pesadilla que los unió. Cuatro años escondida tras un muro de silencio.
Pensaba que lo había perdido para siempre, pero de pronto ahí esta él, Rider Stark: en su misma clase del instituto, y de repente Mallory tiene la sensación de que no ha pasado el tiempo. La antigua conexión, emocionante e intensa, los une al instante…
Tal vez llegué el momento donde Mallory deba abrir su corazón si no quiere perderle de nuevo.
“El problema no eran las palabras, que volaban por  mi cabeza como una bandada de pájaros migrando hacia el sur para pasar el invierno. Las palabras nunca habían sido el problema. Las tenía dentro de mí, siempre las había tenido. Lo que me costaba era hacerlas salir, darles voz”.
Mallory ha tenido una infancia difícil, ha pasado por varias casas de recogida y digamos que ninguna era la familia ideal. Si rompía algo, o cogía sin permiso comida, ella iba a estar en aprietos mortales, no exagero no tanto así pero solían golpearle muy pesado. Sin embargo, Rider, otro chico huérfano que estaba en la misma casa con ella siempre estaba ahí para defenderle y recibir las tundas por ella, para despistar a los amigos borrachos y la llamaba “ratón”. Porque era silencioso y sigiloso como uno. Siempre le pedían “no hagas ruido”, y a eso es lo que se dedico, a no hacer ruido.
Hubo un accidente y el universo los separó. Cuando digo accidente, es que, Mallory sufrió algunas quemaduras y permaneció un tiempo en el hospital donde conoció a los Doctores, Rosa y Carl; una pareja que había perdido a su hija en un accidente y quienes se encariñaron con ella. Obtuvieron la adopción de Mallory, a la cual le ayudaron con terapia para ser menos tímida (en realidad más bien para si quiera decir más de 2 palabras).
Tiene el hobbie de tallar jabones porque pues bueno, es rara (¡ah no es cierto!, ¡está cool!) Y pues así se tranquiliza, y lo intenta en verdad lo intenta.
Es hora de ir al instituto, y en realidad tomara clases normales porque ella se ha empeñado en hacerlo. Al final quiere, y necesita encajar. Es el primer día y todo marcha bien, en realidad nadie le presta tanta atención, solo una chica que era miembro de las porristas y la invita a unirse, a lo que declina pero no a la invitación de comer con ella y sus amigas. (Y, pasaré a otro tema porque en realidad esto está de más).
El punto es que al entrar al salón de la última clase que es: expresión oral porque Mallory quiere ponerse el reto aunque al final cada que debe hablar termina por tener un ataque y salir huyendo. Quiere intentarlo.
En esa clase, se encuentra con Rider. Pero no el Rider pequeño que ella recuerda, sino, un chico atractivo que estaba bueno como un cafecito calientito mañanero. El punto es que no se reconocen hasta que se sienta a un lado suyo y pum “La llama: Ratón”.
Rider, después del accidente trata de encontrar a Ratón pero no lo logra, así que todos estos años solo la recuerda como la pequeña que protegía y a quien siente que le falló. Pero al volver a verle siente que puede recuperar el  tiempo. Él tiene ahora una novia, una chica hermosa llamada Paige que amenaza a Mallory cuando ve toda la atención que Rider le pone.
Rider fue acogido por una señora mayor a la que llaman abuela junto con otros chicos latinos que están metidos en malos pasos. Él definitivamente no tuvo la suerte de Mallory de terminar con una familia tan bien acomodada. Y tiene una economía baja, a demás de tener que trabajar medio tiempo en un taller de autos pintando.
Rider y Mallory se muestran tal cual ahora son y de cierta forma se ayudan a salir del silencio en el que ambos se encontraban se aceptan “reales”.
Pero para ello deben pasar por varias pruebas para descubrirlo.
“He descubierto que hasta los monstruos pueden influirte positivamente”.
C O M E N T A R I O S 

NUNCA DIGAS SIEMPRE, es la segunda novela que leo del esta autora. Si bien, no puedo comparar ya que la primera fue fantasía. Solo diré que no decepciona es justo lo que promete. Un romance juvenil que ayuda a encontrarse a uno mismo incluso para las situaciones más banales y bobas posibles, donde la amistad es necesaria pero saberse real a uno mismo, más. 

2 comentarios:

  1. Hola!!
    Tengo pendiente de leerlo, a ver si lo leo pronto.
    Gracias por la reseña.
    Un besin :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    He leído varias novelas de la autora (la saga Lux, la saga Covenant, la saga Elementos mortales y uno de sus libros NA), y la verdad es que prefiero sus historias de fantasía. Aun así, esta novela no pinta mal. Parece que tiene unos personajes complejos y no me importaría darle una oportunidad, aunque no creo que sea nada del otro mundo.

    Me alegro de que te haya gustado ^^

    Acabo de descubrir tu blog y por aquí me quedo ;)

    Besos gatunos!

    ResponderEliminar